Matías Krahn, artista basado en la libertad, la investigación y el juego

Pintor nacido en Chile en 1972, Matías Krahn reside en Barcelona desde que tenía un año de edad. Doctor en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Lleva más de veinte años dedicado a su labor de pintor. 

Cuéntanos Matías en qué consiste tu propuesta?

Me dedico a la pintura desde hace muchos años. Es difícil resumir o explicar mi trabajo porque precisamente considero que el arte me permite comunicar  materializando cosas que entran más en el ámbito de lo sutil, lo metafísico, lo misterioso o lo mágico. Siempre he tenido como base la libertad, la investigación, el juego, la búsqueda de terrenos en los que pueda traspasar los límites del propio estilo. He pasado por múltiples etapas, desde el periodo formativo, hasta el momento en el que actualmente me encuentro. He investigado, profundizado y sacrificado estilos, siempre teniendo claro el no quedar preso de ninguno. En este momento esa libertad es mi barco, desde el cual surco buscando nuevos terrenos creativos que me sorprendan y en los que pueda reconocerme. El nexo en común en todo mi trabajo tal vez sea ese, aunque en los últimos años mi interés está más centrado en la investigación del ámbito de lo simbólico. En mi proceso creativo hago especial hincapié en los campos sutiles y en el cuido de los referentes, tradiciones, imaginarios a los cuales me aproximo. Cuido mucho lo que  estoy trabajando, me empapo de energías, pido permisos, expando límites, custodio portales. También juego y me divierto aunque no siempre es posible porque la materia prima de mi trabajo es la sombra (personal y colectiva) y eso suele ser doloroso porque implica un trabajo de mucha observación y acecho constante, para poder llegar a ser lo más honesto y sincero conmigo mismo y así poder ofrecer algo de calidad a los demás. Creo que ese proceso, de por sí, es muy valioso. Las obras son el resultado de esa transformación, de ese viaje a lo desconocido que luego, sorprendentemente, es como parir algo que ya estaba ahí esperando a materializarse. Eso, a su vez, es enviado al lugar de donde proviene, nutriendo energías, arquetipos e imaginarios.




Cuáles son tus principales influencias?

Mi mayor influencia es la vida. Las experiencias y el aprendizaje que salgo de ellas. También la de los otros y el aprender de sus aciertos y errores, como de los míos, considerando que hay una responsabilidad en el pedir permisos para acercarse e integrar códigos despertados por otros artistas y culturas.

Específicamente en el arte, me inspira todo lo que desprende verdad, honestidad, no importa el estilo. Eso me alimenta, me conecta con la vida y lo humano. Es como si el arte, por medio de convertirse en naturaleza se autocrea y genera nuevas realidades o, tal vez, muy arcaicas, pero que podemos reconocer si nos abrimos a la magia.

Uno es influido por todo, pero hasta que no lo reconoce ese saber y conocimiento no se activa en nosotros. Es algo tan químico y tecnológico como poético. Cuando uno se acerca con respeto a las influencias estas empiezan a conformarte y a reconectar nuestro ADN sensible. Sin reconocimiento a la influencia no hay posibilidad de trascenderlas. Abogo por el poder personal por encima de la importancia personal que tiende a ponerse galones sin considerar el legado de otros que antes han abierto puertas y transitado nuevos terrenos desde la exploración de los límites de lo conocido. Un buen ejemplo de eso, para mí, siempre será Miró.

Obra de Matías Krahn

Cómo has llegado a tu momento actual?

Pues a base de mucho esfuerzo y de ponerme siempre a prueba, de no quedarme estancado en lo que me funciona y atreviéndome a volver a partir de cero. Trabajo afinando, explorando mi libertad al máximo, recuperando mi poder creativo, observando y observándome, intentando no ser preso de mis propias trampas o las de otros. Supongo que desde mis inicios como pintor siempre fue así pero ahora he ganado humildad y madurez. Trabajo con  arquetipos, elementos y energías. La intuición es mi guía.




Para ti cuál es la relación entre arte y la terapia?

Son indisociables cuando unos e da cuenta de lo que implica crear, no solo arte sino la vida misma. Es una responsabilidad muy grande, requiere observarse mucho, acecharse constantemente y tener mucha humildad si quieres llegar a algún sitio valioso.

La parte terapéutica del arte es que se cruza un umbral si sabes verte en el espejo. Eso también es aplicable al arte de los demás. Se requiere traspasar perjuicios.

Puedes comentar algún caso hecho o obras para ti importantes?

Supongo que las más importantes en mi caso son las que he llegado a parir sintiendo que me estaban esperando, que sólo las podría hacer yo. Lo curioso es que muchas de ellas son las menos consideradas públicamente y las más copiadas. No creo que nada sea propiedad pero tengo la certeza de lo que estoy sosteniendo, al margen de que los demás lo aprecien.

pintura

Realizas algún tipo de actividad de acceso gratuito o de intercambio?

Estoy abierto al intercambio siempre que sea respetuoso y no me tome demasiada energía. Hago juegos para compartir y objetos oraculares. Mi estudio siempre está abierto a ello. Creo que pronto haré llamados más formales a la interacción en mi espacio de trabajo.

Dónde podemos encontrar tus creaciones/ terapias: expos permanentes, temporales…

En mi estudio. En las redes, a ser posible en las redes de Vida, cara a cara y sin máscaras.




Cómo se puede contactar contigo?

Llamándome.

Gracias Matías.

Fotografías Slowkind & Milena Güell 

El próximo jueves 16 de mayo se inaugura la exposición ANTENA en la Galería Esther Montoriol, en Barcelona. A partir de las 19.30 h. Encontraréis más información aquí

ANTENA Matías Krahn en la Galería Esther Montoriol

 

Deja un comentario