Entrevista a Elisenda Vila – “Acompaño a mujeres en su proceso de crecimiento”

“Acompaño a mujeres en su proceso de crecimiento hacia una vida más feliz y más propia”

Elisenda Vila es una persona llena de vida. En cuanto la conoces te insufla energía y quieres que empiece hablar para apuntar todo lo que dice. Se licenció en Pedagogía y Psicología (psicología clínica sanitaria y está  colegiada – puntualiza -). Se especializó con permiso para enseñar en yoga, gimnasia consciente, estiramiento de cadenas musculares y sensory Awareness. Está claro que si te pones en sus manos puedes llegar a hacer un trabajo muy completo: cuerpo, mente y emoción a revisión. Me explica además, que la psicoterapia la combina con la joyería.

Elisenda, cuéntanos un poco en qué andas

Trabajo, sobre todo, acompañando a mujeres en su proceso de crecimiento hacia una vida más feliz y más propia. Digo, sobre todo, porque son muchas más las mujeres las que vienen a pedirme ayuda. Seguramente mi recorrido profesional me ha llevado a especializarme en el apoyo a las mujeres.

Trabajo desde el cuerpo y desde la emoción. El cuerpo y la emoción son dos puertas de acceso a la persona. Desde el cuerpo trabajo la Gimnasia Consciente y Estiramientos. Una manera amable de trabajar los estiramientos, la movilidad y la conciencia del cuerpo, desde el aquí y ahora. Desde la emoción trabajo el apoyo emocional y psicoterapia. Aunque, desde mi perspectiva psicoterapéutica, entiendo que cuerpo y emoción son difíciles de separar porque todas las emociones se viven en el cuerpo. Por otra parte, colaboro desde hace más de 10 años con el Ayuntamiento de Sant Cugat con temas de violencia de machista, como psicóloga de grupos de mujeres.

¿Y la joyería? 

Pues es mi otra pasión. Es mi parte creativa es el equilibrio que necesita mi balanza. Si llego a casa cansada y si entro en mi taller, recupero energía.

La relación entre tu creación artística y la psicoterapia. Cómo se complementan? Dentro de ti y hacia las personas que tratas.

Tardé muchos años en descubrir o permitirme mostrar mi parte creativa. Quizás ahora tarde unos años más en poder responder a esta pregunta, pero me gustará en algún momento poderla responder. A menudo, gente que no es de mi oficio, me preguntan cómo lo hago para poder dormir después de escuchar tantas vidas ajenas. Quizás así, convirtiendo las vidas ajenas en pendientes, collares,… pero no lo sé. Creo que esto de la creatividad me viene de familia.




Como psicoterapeuta he desarrollado mucho mi parte formal y cognitiva. La joyería me permite desmadrarme un poquito. Pero en el fondo, en los dos hay un proceso de transformación, en una yo transformo materiales, les busco otra mirada, y en la otra ayudo a que las personas encuentren nuevas miradas de la realidad que les incomoda.

¿Por qué crees que son las mujeres en su mayoría las que te piden acompañamiento?

Supongo que el hecho de ser mujer y que haga tantos años que trabaje acompañando a mujeres, hace que sean ellas las que más a menudo me piden ayuda. También trato a hombres en mi consulta y me piden soporte, pero la mayoría son mujeres.  Por otro lado, la condición de ser mujer nos hace la vida más difícil, y esto hace que en un momento dado de nuestro recorrido queramos hacer revisión o creamos que necesitamos ayuda.

La mujer trabaja mucho y se siente poco reconocida. En mayor o menor medida, pasados los cincuenta, la mujer se da cuenta que, en esta vida, lo ha dado Todo. Se ha olvidado de ella misma. Tiene ganas de reencontrarse. Quiere recuperar la ilusión por vivir, o las ilusiones enterradas. A veces, llegado un punto, se siente perdida y no sabe qué quiere ser o hacer. Quiere ser reconocida, o/y reconocerse, o necesita cambiar el sentido de la vida … . O ha perdido la fuerza, la autoestima… . Otras se sienten solas luchando por una vida que quizás no sienten suya… y tienen ganas de vivir, de cambiar de trabajo, de enamorarse o re-enamorarse.

Muchas mujeres me piden ayuda para hacer un trabajo personal, otras piden hacer terapia de pareja para ver si pueden re-orientar una relación. También atiendo a mujeres jóvenes, valientes, que por su circunstancia se sienten desorientadas o inseguras, mujeres en procesos de separación, … .

¿En qué consiste tu propuesta?

Desde una psicoterapia con metodología holística e integradora, con experiencia profesional, personal y académica, integro las dimensiones, emocional, corporal y cognitiva. Ofrezco un espacio de confianza donde encuentran herramientas que les permite afrontar las dificultades y pueden recuperar la ilusión, abandonar la culpa, dejar la ansiedad, superar la depresión y cultivar la autoestima. Pueden fortalecerse emocionalmente, observar quiénes son, descubrir qué quieren de ellas mismas y que quieren ser, pueden encontrar su fuerza interna y finalmente pueden construirse una vida más plena y congruente con ellas mismas.




Escucho las palabras, las emociones y los silencios. Las ayudo a escuchar sus pensamientos, sus emociones, sus sensaciones. Respeto lo que sienten y lo que viven. Respeto su ritmo, y las ayudo a que hagan su camino porque confío con su fuerza, sus capacidades y su voluntad. Las acompaño con diferentes técnicas: visualizaciones, dramatizaciones, técnicas cognitivas, focusing, AT, PNL, relajación, sensory awareness, ….

Y cómo has llegado a tu momento actual?

Hace muchos años que el interés por el ser humano y para la salud corporal llevó a estudiar la persona desde diferentes ópticas.

Empecé estudiando Pedagogía, aunque mi interés por la salud corporal me llevó a continuar, y completar, mis estudios con diferentes técnicas de práctica corporal, las cuales, me acercaron primero al cuerpo y, poco a poco, al vínculo entre el cuerpo y la emoción. Con el tiempo me fui especializando en el trabajo corporal y las terapias psicocorporales, hasta que finalmente me licencié en Psicología, profundizando en la corriente integrador humanista.

El vínculo entre cuerpo y emoción, entre el vivido corporal y el vivido emocional, me llevó a entender la persona como un todo y a trabajar, por un lado, desde la terapia psico-corporal, y por la otra a profundizar en el trabajo de Conciencia sensorial -ha sido el regalo de mi vida-, a través de mis dos grandes maestras, Krista Sattler y Lee Klinger (ambas discípulas directas de Charlotte Selver).

En paralelo, y a lo largo de toda esta trayectoria, colaboro con el Ayuntamiento de Sant Cugat, en el Servicio de atención a la Mujer, como psicóloga externa, acompañando a mujeres en situación de violencia de género. Este trabajo, para mí, ha sido de una gran valía personal y profesional.




Actualmente, mi vivencia como mujer y mi trayectoria profesional, trabajando y atendiendo a muchas mujeres con diferentes situaciones personales, y trabajando el cuerpo a través de la conciencia, me llevan, en especial, a ofrecer mi acompañamiento emocional y psicoterapéutico a mujeres, y a un trabajo corporal que respeto profundamente.

¿Puedes comentar algun caso o referencia importante?

Muchos casos. Todos los casos son impresionantes y maravillosos, pero no citaré ninguno por respeto a los otros, pero puedo asegurar que estoy maravillada de la capacidad de resiliencia que tiene la mujer.

Sin entrar a explicar ningún caso en concreto, puedo citar casos frecuentes. Por ejemplo: chicas jóvenes desorientadas o con dificultades para afrontar la realidad por causa de una baja autoestima o por falta de autoconfianza, que finalmente cuando consiguen valorar y confiar en sus capacidades parece que la vida empieza a sonreírles. Personas con exceso de autoexigencia, persiguiendo siempre la perfección, pueden empezar a relajarse y a volverse más tolerantes con ellas y con su entorno. Asignaturas pendientes, o insatisfacciones, que se han querido olvidar, o no ver, pero que con el paso del tiempo nos llevan a la infelicidad, a la rabia, al aislamiento, o incluso a veces llegando a somatizar, ha sucedido que con el trabajo personal han conseguido perdonar y perdonarse, recuperar relaciones y físicamente mejorar. Dependencias que nos hacen incapaces para aceptar un duelo o una separación, y han podido trabajar su fortaleza interior y rehacer su vida. Controles innecesarios que, aparentemente, nos ayudan a sentirnos confortables para no reconocer el fracaso, la rabia, o la frustración, que han podido hacer las paces. Relaciones insatisfactorias, con la pareja, asociadas y vividas como culpa de no sentirse feliz, y han podido recuperar la felicidad, con la pareja o sin ella. Mujeres abatidas y violentadas por sus parejas, incapaces que mirar la vida han recuperado la sonrisa, la fuerza y la dignidad: han recuperado la vida y la fortaleza.

Y así un sinfín…

¿Cómo se puede contactar contigo?

Trabajo en Sant Cugat y en Barcelona, ​​y, si es necesario y es oportuno, puedo trabajar por Skype.

Y puedes contactar conmigo por teléfono al 699794051 y por correo electrónico a elisenda@elisendavila.com

Puedes encontrar información mí, y conocerme un poco más, en mis páginas web:

www.elisendavila.com

www.suportemocionalaladona.com

www.contrafort.net

 

Deja un comentario