Dime qué comes…y te diré cómo te sientes

http://thingsthatfizz.wordpress.com

Los sabores y las emociones
La preferencia o el rechazo por determinados sabores marcan tendencias emocionales. Esto ya ha sido estudiado hace miles de años por la medicina tradicional china, y básicamente podríamos hablar de cinco sabores principales:

Salado
El problema con la sal es que si se abusa de ella, cada vez se necesitara comer mas y mas. De ahí que los alimentos salados estén íntimamente asociados con los deseos compulsivos y la ansiedad. La sal estimula el riñón y la vejiga, y su exceso puede afectar el corazón. Algunos miedos podrían tener su origen en una insuficiencia del riñón en termino energético, que puede compensarse con alimentos rica en legumbres y cereales. Esto alimentos, a su vez, impulsan la fuerza de voluntad.

Dulce
La apetencia por lo dulce está asociada con la preocupación. Moderadamente, el sabor dulce calma la inquietud y el humor excitado, pero también puede llevar a sentimientos de codicia y complacencia, e incluso a la dependencia emocional. En general, lo dulce beneficia energéticamente al bazo y el estómago; si el bazo esta débil, esto puede deberse a una insuficiencia de la sangre que repercute en el hígado y el corazón, lo cual lleva a la depresión o ansiedad.

Picante
Cualquier picante es un excitante físico, y estimula las sensaciones corporales. Pero consumido en exceso, irrita . Exactamente lo mismo sucede con las emociones en relación a alimentos de estas característica. Tambien se asocia lo picante con la tristeza, por lo que en dosis moderadas puede compensar un estado melancólico.

Ácido
Por una parte, los sabores ácidos así como los agrios agudizan el intelecto y promueven el ingenio. Pero su exceso puede tener un efecto sobre el carácter, tornándolo amargo o provocando resentimientos. Es beneficioso para el hígado y la vesícula. La visión oriental señala que una persona es irascible cuando tiene un exceso de elemento fuego en los citados órganos, por lo cual debe comer alimentos ácidos de naturaleza fresca para compensar ese exceso.

Amargo
El exceso de alimentos de este sabor suele estar asociado con emociones amargas, sensaciones de insastifacción y frustraciones. Pero en forma moderada beneficia al corazón y el intestino delgado y por lo tanto se asocia con la alegría y el amor. Los chinos dicen que la ansiedad y el insomnio se relacionan con insuficiencia de energía yin en el corazón, por la cual se recomienda comer frutas y verduras amargas.

Los alimentos redondos impulsan la atracción sexual y la sensación de satisfacción.

Los alimentos de color rojo promueven fuerza, el calor, la intensidad.

Los suaves y cremosos benefician un carácter o forma de ser donde prima la suavidad, la inocencia y la compasión.

La forma cúbica en los alimentos, o la presencia de ángulos punzantes en los mismo, impulsan sensaciones y conductas como irritabilidad, excitación, reto, repulsión o actitud inquisitiva. Los alimentos secos y duros directamente producen esas misma características sobre el carácter.

Por qué?

Porque el ser humano y su alimentación son, ambos, reflejo de la misma naturaleza, que no distingue entre materia y espíritu.

Para qué?

Para que el balance armónica de los alimentos sostenga el equilibrio emocional.

Cómo?

Involucrándose en la elección de la dieta adecuada, en lugar de desentenderse de ella.

Fuente: http://mentecuerpoyemociones.blogspot.com.es

Deja un comentario