Cruz cósmica cardinal y el eclipse de abril del 2014 – Por Sol Ahimsa

10013938_487267708045531_5840640115301409322_nEn abril se está dando de nuevo la configuración astrológica más potente que hay y con más capacidad de provocar cambios, aunque sean bruscos y drásticos. La configuración comienza el 30 de marzo pero las dos fechas más importantes son el 7 y el 15 del mes, día en el cual se añade a la configuración un eclipse total de luna. También el 29 habrá un eclipse de sol, pero no será total sino anular y la configuración ya no estará tan potente como en los otros días.

Una Cruz Cósmica es una configuración que genera mucha tensión, ya que los planetas están enfrentados y cuadrados, es decir, formando aspectos de oposición (180º) y de cuadratura (90º).

En concreto esta cruz que es cardinal, nos habla de un tipo de fuerza que nos penetra, nos hace depositarios de un potencial que es como un motor que nos pone en marcha hacia algo que, llegado su momento se realizará. La palabra clave que la define es “Actividad”. Su acción es rápida, objetiva, directa y certera, demasiado impulsiva e impaciente.

Así, para ponernos en marcha, previo ha de darse cierta tensión, incluso incomodidad, pérdidas, bloqueos, dependiendo de cada uno, peor en cualquier caso serán situaciones que impliquen grandes cambios, cambios desde lo más profundo, desde la base de la persona y de su vida, sólo así estos cambios serán sólidos y duraderos.

La energía que se mueve es para que caigan modelos, creencias, ídolos, tradiciones, es una energía que rompe con todo lo establecido (Urano) para llevar a verdaderos cambios y metamorfosis (Plutón), mediante situaciones que en ocasiones pueden ser desagradables o violentas (Marte) para, de este forma,  que se abran nuevos caminos y nuevas expectativas que nos hagan ser mejores cada día y más nosotros (Júpiter).

Estos son los 4 planetas que conforman la base de esta Cruz, Urano, Plutón, Marte y Júpiter y después están el Sol y la Luna potenciando estos procesos con sus conjunciones y eclipses.

El 7 de este mes, la configuración base (Urano, Plutón, Marte y Júpiter) va unida a una conjunción exacta de la Luna con Júpiter en el signo de Cáncer, domicilio lunar, lo que nos indica que esta energía está en toda su plenitud y con una fase creciente, que está energéticamente vinculada a este signo de Cáncer, lo que nos habla de un tiempo de reflexión, selección y elección. Seleccionar lo válido de lo no y tomar la decisión de hacer los cambios necesarios para que podamos liberar lo que ya no nos es válido y dar paso a lo nuevo.

 Además, este día el Sol está en conjunción con Urano en Aries, esto potencia la necesidad de renovar, de cambiar, de experimentar cosas nuevas, actividades nuevas, experiencias nuevas, inclusive relaciones nuevas, todo lo que vaya en sintonía con lo que resuene en nuestro interior. Es el momento de proyectar como hacer aquello que no nos atrevimos antes, para que en cuanto ceda la tensión de esta configuración, que será a partir del 29 de este mes, empecemos a ponerlo en marcha o a cerrar las cuestiones si antes comenzamos con temas nuevos.

Otro tema importante es lo que expresan Saturno (el maestro, el que marca las normas, las leyes, las bases, el sustento y raíces firmes) retrógrado tensando a Venus (planeta de la feminidad, de la mujer, de las energías femeninas en general, tanto en hombres como en mujeres) y que con la amplitud del orbe del aspecto de cuadratura que hay entre ellos, nos habla de aspectos muy antiguos, ancestrales, kármicos y sutiles. Saturno el señor del karma y el que nos habla de los cimientos y el orden, nos quiere indicar la necesidad de marcar nuevas formas de vivenciar esta energía femenina, cambios, en la mentalidad, alejar y eliminar conductas ancestrales.

El que Saturno esté retrógrado nos indica que se están recuperando aspectos en la conducta femenina que ha de desecharse, que han de regenerarse. Es el momento de vivir el lado femenino, desde sí mismo y no desde el masculino que es como en muchas ocasiones pasa. Este aspecto, unido al quincuncio con la Luna Negra, nos indica el bloqueo y retroceso que corre el riesgo de tener la energía femenina, la feminidad y la mujer en general, como se siga con la idea de separarse del lado masculino, de la masculinidad y del hombre. Femeninos y masculinos, somos todos, otra cosa es el género o sexualidad que elegido adoptar en esta vida, pero al final ambos sexos integramos ambos polos.

Este es el tiempo de retomar el lado femenino para unirlo al masculino, no para seguir separados y adoptando posturas e ideas en esta línea, eso es ancestral, antiguo, obsoleto, ya no es el tiempo.

Si realmente queremos hacer los cambios y colocar a la mujer en su lugar, éste ha de ser al lado del hombre, no separados de él ni delante de él, a su lado, esto es lo que viene a decirnos Saturno, que NO volvamos al matriarcado, porque al final esto sólo india que no hemos aprendido nada, que seguimos con la lucha de sexos que nada tiene que ver con la energía femenina y masculina.

La psique femenina parece que siga dañada y busca la unidad y protección del grupo de mujeres, en vez de buscar la unidad verdadera de seres, sin tener en cuenta los cuerpos, hombres-mujeres, como una unidad asexuada. YA ES EL TIEMPO. Saturno viene a marcar estas nuevas bases, para que dejemos de vernos diferentes en esencia, sólo somos en cuerpos y en formas de manifestarnos en estos planos, pero nada más, una vez abandonado este cuerpo ¿qué haremos? Y sobre todo como en la siguiente vida aceptemos entrar en la psique masculina ¿qué haremos?

Saturno cuadratura con Venus nos viene a mostrar la realidad de la polaridad energética y que es tiempo de no confundirla con la polaridad de género, o sea,  de los sexos.

Por otro lado, también nos indica que seamos capaces de profundizar en los traumas aun existentes y  en las formas de manifestarnos como hombres y mujeres, pues Venus también es el lado femenino del hombre, con el cual ha de congeniar, ha de encontrarlo en sí y permitirle aflorar, así podrá entender y respetar a la mujer en todo su ser y que el acercamiento realmente se produzca. Todo el ámbito emocional se convulsiona y esto será porque han de reconocerse los puntos delicados y hacerlos cambios necesarios.

Las personas que tengan en sus cartas fuertes los signos que conforman esta cruz, Aries, Cáncer, Libra y Capricornio, lo sentirán con más potencia que los demás, aunque a nivel global nos afecte a todos, ya que en realidad todos tenemos un poco de cada una de estas 12 energías o portales cómicos.

DSC_49680-total3El 15 se une a esta cruz un eclipse lunar. Este eclipse viene a ayudarnos a conectar con nuestro interior, es una vibración de reflexión, de soledad, de estar con uno mismo como forma de encontrar respuestas a nuestras dudas e incertidumbres.

En este día se vuelve a potenciar la necesidad de resolver cuestiones en nuestras relaciones, en el ámbito que sea: pareja, hermanos, amigos, familia, etc., el caso es que deberían colocarse aquellas energías que no estén en relación con la frecuencia que deberíamos conseguir en estos momentos por propia voluntad y como forma de sintonizar con la que mueve esta situación cósmica.

Es momento de crear proyectos nuevos, con inspiración de nuestro mental superior, dejemos que se abran las memorias ancestrales que traemos y que están pidiendo paso para salir. Busquemos desarrollar aquello que desde hace tiempo no sabemos cómo hacer, pero que representa tanto para nosotros o sencillamente, dejemos que nuestra imaginación y creación se encuentren para dar paso a un proyecto, creación o sueño y que se hagan realidad.

La energía de este día nos induce a la introversión como forma de reencuentro, como forma de mirar dentro y ver qué hay en realidad, quienes somos en realidad. Las tensiones que provoca es la mejor forma de escuchar, cuando todo está relajado, aunque no esté bien, no le damos importancia, pensamos que aún hay tiempo o sencillamente que no es el tiempo de ahí que sea preciso el sentirnos incómodos, empujados, inducidos a la acción para dejarnos llevar por ella. Dependerá de la intensidad necesaria para generar este movimiento así será lo recibido.

Apoyémonos en nuestra luz interna que procede de nuestro corazón, sin ella no podremos realmente conectar con nuestro ser. Sólo cuando se mueve la energía del corazón, para unirla a la mente es posible el equilibrio, es posible trascender aquello que no vibre, es posible crecer.

 Estas dos manifestaciones de la configuración Cruz Cósmica Cardinal, apoyan el mismo fin:

 Interiorización – Identificación – Transformación – Unificación

 La unificación es en el Yo Soy, en el Yo único que en realidad es lo que representamos, es lo que Somos.

Autor: Sol Ahimsa www.etaci.org

Deja un comentario